top of page

Gerardo Villalobos

Arquitecto en jefe y  fundador del colectivo

¿Por qué existe el colectivo?

La arquitectura

El campo de actuación de la arquitectura, aunque es muy extenso, desafortunadamente atiende un pequeño porcentaje de las necesidades reales, no así de la oferta. Ésta se encuentra sobrepoblada de arquitectos pero únicamente para ciertos sectores sociales. Es decir: mucha gente necesita el apoyo, asesoría o colaboración de arquitectos; pero a decir verdad, pocos saben para qué sirven más allá de cuestiones estéticas y por otro lado, lo ven como algo inalcanzable. 

Es por esto que, aunque muchos necesitan de arquitectos, pocos los utilizan: así, la demanda está cubierta, pero la necesidad no.

Es una realidad que al grueso de la población no le interesa la arquitectura y tampoco sabe para qué sirve, pero viven día a día en ella y sufren las limitantes o cualidades de ésta: más del 80% de nuestro tiempo estamos en relación directa con objetos arquitectónicos; cualquier construcción, por pequeña que sea, forma parte de nuestro contexto cotidiano. Puede ser "buena o mala" arquitectura pero es parte de nuestra vida diaria. 

 

Nuestro objetivo es cambiar esta dinámica donde el papel de la arquitectura pasa desapercibido; crear una sociedad mas crítica y exigente del lugar que habita, y, de manera muy importante, concientizar a los  nuevos arquitectos para tomar un papel más cercano a la sociedad: nos hemos alejado de ella y por lo tanto la sociedad de nosotros. Nos hemos vuelto un elemento de consumo estético y nuestra labor, técnica y oficio, va mucho más lejos, pero todo lo dañino ha sido generado por nosotros mismos.

 

 

difundir el

papel del arquitecto

¿Quién decide si es buena o mala arquitectura? Podríamos dedicar un texto entero a este tema, pero dejemos esto a  los teóricos y críticos; sólo expondremos que la arquitectura, más allá de un arte como se le cataloga, está en todos lados. Pocos podríamos decir que nuestra casa es una obra de arte, pero es un hecho que más del 80% de la construcciones de una ciudad son viviendas; el resto lo compenen escuelas, hospitales comercios, etc. La gran mayoría de éstas están agrupadas en un contexto de calles, parques, plazas, etc. ¿A quién le toca decidir si son buenas o malas?  ¿A los arquitectos?, ¿a la sociedad?, ¿a las revistas especializadas?, ¿a un conjunto de críticos al otro lado del mundo?

 

 

Muchos conservadores podrían decirnos que la valoracion del arte es muy ambigua, pero que la arquitectura es muy escasa, y que el resto sólo son construcciones. Es por ello que sólo vemos en las revistas de arquitectura edificios espectaculares, pero estos edificios tan sólo representan del 1 al 3 % de los edificios de una ciudad ¿Has visto tu calle o el hospital de la zona donde vives en una revista? Y estos, sin embargo, también son arquitectura. 

 

Otros, con ideas socialistas pero poco progresivas, podrían decirnos que la arquitectura debe ser únicamente juzgada por quien la habita: la sociedad sabe lo que necesita y, por lo tanto, ellos deben decidir como debería ser la arquitectura. 

 

Tan errónea una idea como la otra. El arquitecto no debería pretender "enseñar a habitar", pero tampoco podemos pretender que la sociedad se vuelva la total dictaminadora de las acciones de la arquitectura; ambos grupos hemos cometido errores tremendos a lo largo de la historia, y trabajando en conjunto las cosas podrían ser mejores. 

¿los arquitectos son sólo para quien puede pargarlos?

La respuesta es SI. Todo trabajo debe ser remunerado: así como vamos al médico para atendernos una gripa, o acudimos al dentista para un dolor de muela y pagamos por sus servicios, el trabajo del arquitecto es igual de valioso, ¿por qué no cobrar cualquier tipo de consulta? Sin embargo, el trabajo del arquitecto no debería ser caro: se debe ajustar a la realidad social que esté atendiendo. Si suponemos que una asesoría y un pequeño anteproyecto arquitectónico puede costar 2,000 pesos para una familia con recursos limitados,  pero así logrará ahorrar 25,000 en la construccion y se garantiza el aprovechamiento de los espacios, alternativas de construcción, programación para construir por etapas, mejor termicidad, etc., ¿valdrá la pena la inversión?

En una vivienda propia viviremos quizá toda una vida, y los errores que ella tenga los padeceremos cada día: habitaciones muy calientes o frías, mayor cantidad de circulaciones que de espacios de estar, muebles que no caben, espacios sin ventilación, opciones de crecimiento limitadas, falta de identidad, etc. Si lo vemos desde este punto ¿podríamos cuestionarnos aún el por qué contratar un arquitecto? 

 

Para un proyecto pequeño como el que hablamos, el arquitecto invertirá quizás 2 o 3 días más un dia por cambios que solicite la familia, invertirá un dia más en visitar el terreno en cuestión, gastará gasolina o dinero en trasportarse, pasará horas en la computadora la cual tuvo que comprar, pagará luz, pagará por el software que utilice, necesitará comer, gastará en papel e impresiones para mostrar o entregar el proyecto, etc. 

 

 

¿Resultará entonces costoso el pago de sus servicios?

ideología

Colectivo Ruta Alterna busca poner las labores de la arquitectura al servicio de cualquier persona, bajarla de las nubes de ese papel que parece inalcanzable y elitista, y retomar con esto una visión laboral responsable y netamente social.

 

poner la arquitectura al servicio de todos, plantear difundir la arquitectura y el papel de los arquitectos en la sociedad. La arquitectura como acto de construcción social de la ciudades, 

by Gerardo Villalobos

sobre nosotros...

Encabezado por Gerardo Villalobos, arquitecto mexicano originario de la CDMX. Egresado de la Facultad de Arquitectura, UNAM en el 2010, con especialidad en Vivienda UNAM en el 2011; colaboró en la AEP - Autoridad del Espacio Público - en la CDMX (2011-2012), fue coordinador de proyectos en el despacho del arquitecto Felipe Leal (2011-2014), y ahora forma parte del equipo de Arquitectura 911 como Coordinador de proyectos de urbanismo y arquitectura.

 

Durante estas colaboraciones desarrolló proyectos de la escala media a proyectos urbanos, como:

 

Remodelación de Plaza Tlaxcoaque en la CDMX,

Remodelación de la Explanada de la Basílica de Guadalupe, CDMX,

Remodelación y recuperación de la Costera Miguel Alemán en Acapulco, Gro.,

Sistema de Transporte BRT ACABUS en Acapulco, Gro.,

Propuesta de Transporte ACABICI y MARIBUS en Acapulco, Gro.,

Remodelación Urbana de la imagen de la Av. Porfirio Díaz en Oaxaca, Oax.,

Parque industrial PILBA en León, Gto.,

Parque industrial LOGISTICK en SLP,

Conjunto residencial Cabo Norte en Mérida, Yuc.,

Oficinas Cemex en la CDMX,

Plan maestro La Esperanza en Querétaro,

Plan maestro El cristo Edo. Méx.,

Conjunto residencial Pino en la CDMX,

Conjunto residencial El Molinito CDMX,  

además del desarrollo conceptual y ejecutivo de otros proyectos.


Gerardo Villalobos se ha enfocado en su labor profesional dentro de Arquitectura Ruta Alterna al desarrollo de proyectos de vivienda unifamiliar y multifamiliar asi como al diseño de espacio público; su pasión por la arquitectura, los distintos modos de habitar, y la creación de sensaciones por medio de la composición arquitectónica llevaron a formar Ruta Alterna en 2012.

poner la arquitectura al servicio de todos, plantear difundir la arquitectura y el papel de los arquitectos en la sociedad. La arquitectura como acto de construcción social de la ciudades, 

bottom of page